Despertar a vuestros clientes dormidos

Doy por sentado que registráis a todos y cada uno de vuestros clientes en el CRM, si no lo estáis haciendo tengo una mala noticia que daros: estáis tirando vuestro dinero a la basura.

Dicho registro nos permite disponer de una amplia base de datos de clientes demandantes gracias a la que poder trazar y ejecutar planes de márketing a través de diferentes canales (email, whatsapp, etc..) con el fin de que los clientes acaben comprando con nosotros. ¿Pero qué sucede cuando los Agentes Inmobiliarios disponen de bases de datos muy amplias?.

Por mi experiencia el Agente habitualmente espera a que llegue ese cliente ideal, el cliente muy motivado en la compra, en definitiva, el cliente “calentito”. Pero se olvida de los clientes antiguos y por cliente antiguo me refiero desde al que entró la semana pasada hasta al que nos llamó hace un año pidiendo un dúplex cerca de la playa. Se da por hecho que estos clientes ya no son compradores sin saberlo en realidad. Esos son los clientes dormidos, esa es la base de datos que hemos de despertar.

Con la competencia que hay actualmente, no podemos permitirnos el lujo de actuar de forma reactiva, no podemos pretender que sea el cliente quien contacte con nosotros, hemos de ser nosotros quien salga a buscarlo. Y esos clientes están en nuestras bases de datos.

Por otra parte hay que ser realistas, para conseguir unos resultados efectivos no podemos pretender que un sólo asesor prospecte, capte, perite, firme exclusivas, realice visitas, lleve al día sus redes sociales y además, que haga un seguimiento exhaustivo de su base de clientes compradores.

Muy bien, habéis llegado hasta aquí porque sois conscientes de que tenéis una base de datos dormida y que queréis despertarla. Reconocer el problema es el primer paso siempre. El siguiente paso es lógico, ¿qué podéis hacer para despertarla?.

1.- Disponer de Agentes especializados en cliente comprador y cliente vendendor. De esta manera los agentes pueden gestionar su tiempo de manera más óptima y dedicarse a trabajar en profundidad su base de clientes.

2.- Disponer de personal dentro de la Agencia que desarrolle esta labor. Dicho personal puede dedicarse exclusivamente a ello o compaginarlo con otras acciones, siempre dependiendo del tamaño de la base de datos.

3.- Contratar a una empresa externa de confianza que realice esta tarea. Cuando la base de datos es muy amplia, esta es la mejor opción. En estos casos un trabajo exhaustivo y dedicado es la mejor manera de sacar verdadero partido a las bases de datos.

Desde AGM Formación y Coaching Inmobiliario pongo a vuestra disposición Formación y auditoría de Inmovilla, un nuevo servicio orientado a despertar a esos clientes dormidos que todos tenemos en nuestras bases de datos.

Gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *